En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

Liberarse del rencor

El resentimiento construye una coraza en nuestro corazón que lo hace impermeable a las emociones positivas. ponerse en el lugar del otro conducirá al perdón, nos liberará de sentimientos que nos paralizan y nos abrirá a relaciones auténticas.
Olvidar el resentimiento:
- Hazte consciente: escribe en un diario tus emociones y sentimientos. Con esta práctica te darás cuenta de si, dentro de ti, hay algún rincón cargado de rencor hacia algo o alguien.
- Mantén un diálogo imaginario: siéntate frente a una silla vacía. Imagina que sentada ante ti está la persona que te causa sentimientos de odio, ira, rencor, envidia o resentimiento no resueltos. Exprésale toda la carga emocional que tienes contra ella. Hazlo sin ningún control, suéltate. después, siéntate tú en la silla vacía e imagina que eres la otra persona. Responde a lo que has escuchado. Repite este intercambio de personalidades las veces que sean necesarias para que esta práctica te permita liberarte del peso emocional. Comprenderás muchas cosas.
- Descarga tu agresividad: Golpear un cojín o una almohada te ayudará a canalizar toda la agresividad que puedas haber acumulado contra alguien. Procura dejar la vergüenza y el pudor fuera de la habitación. Permítete sacar toda la rabia, el odio o el resentimiento, solo así podrás "limpiarte". repite este ejercicio las veces que sea necesario hasta desahogarte desde lo más profundo de tu corazón. Después te sentirás mucho mejor.
- Deja hablar a tu inconsciente: Coge papel y bolígrafo. Piensa en la persona con la que estás enfadada y empieza a escribir a vuela pluma todo lo que se te ocurra. Deja volar el bolígrafo sobre el papel y permite que sea tu inconsciente el que hable. No censures nada de lo que salga, ya que ésta es una especie de "carta basura", todo cabe en ella, lo bueno, lo malo y lo extraño.
- Habla con el corazón: Una vez hayas expulsado toda la rabia y sientas que te has vaciado, conecta con tu corazón y escríbele una carta agradeciéndole todo lo que creas que ha aportado vuestra relación, Sabrás que has hecho bien la primera carta si ahora eres capaz de encontrar cosas positivas. Si no vuelve a empezar con la carta basura.
- Representa las emociones: Si dispones de un espacio terapeútico o incluso de unos amigos con los que puedas hacer este ejercicio, mucho mejor. Podemos personificar los fantasmas derivados de nuestras emociones inconscientes haciendo una dramatización de nuestras relaciones. Como si fuéramos actores, podemos representar los distintos papeles que se nos ocurran, tanto de personas que nos motivan como de aquellas que nos provocan sentimientos negativos que nos desestabilizan. Esto permite que nos demos cuenta de todos los sentimientos que se mueven en nuestro interior ante diferentes actitudes. A partir de ahí, podremos deshacernos de ellos.
- Cambia el prisma: Dejemos de mirarnos el ombligo continuamente y conectemos con la compasión. Todos cargamos con nuestra mochilita llena de golpes y heridas. A veces actuamos como podemos y, sin querer, hacemos daño. Suelta ya el dolor y verás como el amor no tarda en llegar a tu vida.
- Afirma el perdón: Escribe 20 veces cada día durante un mes: " Yo te perdono a ti, (el nombre de la persona con la que tienes el conflicto), por todo lo que me has hecho (escribe lo que salga sin reprimirlo). Este ejercicio aportará luz a lo que sientes y te ayudará a liberarte del dolor que siempre está escondido detrás del rencor. Las afirmaciones actúan siempre tanto a nivel consciente como inconsciente, posibilitando el genuino perdón.

1 comentario: