En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

La célula y el ADN

  Nuestro organismo es una estructura muy compleja que funciona de un modo muy inteligente para poder organizar todo nuestro ciclo vital. Muchos de nosotros no somos capaces de comprender la complejidad que esto representa pero todos nuestros órganos, sistemas y aparatos están destinados a alimentar a nuestras células, a darles energía, a desintoxicarlas... todo el esfuerzo va dedicado a estas minúsculas células que forman nuestro cuerpo y que son capaces de regenerarse continuamente y estabilizar nuestros órganos y sistemas para que podamos seguir viviendo. Y una parte muy importante de la célula es el núcleo, en donde se halla el ADN. Quizá, si aprendemos más de estas pequeñísimas células y su funcionamiento, cuidaríamos más nuestra alimentación, respiración, pensamientos, en definitiva, no perjudicaríamos con nuestras acciones este cuerpo físico tan perfecto. Quizá encontremos un poco espesa la información sobre este tema, pero créanme, está explicado de la forma más sencilla posible, y cuánto más sepamos, más atención pondremos en nuestras acciones.
     El ADN o ácido desoxirribonucleico es una molécula que se encuentra en el núcleo de las células, dentro de los cromosomas, y contiene toda la información que permite al organismo funcionar y crecer; es una molécula larga que se enrolla sobre si misma en forma de doble hélice, como si fuera una cuerda; si se desplegara, su longitud sería de unos dos metros.
    El ARN o ácido ribonucleico interviene en los procesos y mutaciones cancerígenas; es una molécula que está también en el núcleo de la célula, más corta que el ADN y con forma de hélice simple. Se trata de un ayudante del ADN y no puede actuar aisladamente.
    El ADN es semejante a un ordenador programado con un código cuaternario de cuatro caracteres: unas moléculas específicas llamadas: adenina, citosina, guanina y timina (ACGT), que tienen forma de flecha y están combinadas entre sí de múltiples formas de dos en dos dentro de la Hélice del ADN.
    El ADN contiene toda la información genética, y además de ser un ordenador programado específicamente, es como un disco duro que almacena información, y no solo del individuo, sino también de toda la evolución de la especie desde sus orígenes como ser vivo hace más de 3.000 millones de años.
    La información contenida en el ADN se interpreta usando un código genético; esta información consiste en señalar que proteínas se van a producir en cada momento del ciclo de la vida de una célula y debe traducirse para que pueda funcionar. Esta interpretación se realiza usando el código genético a modo de diccionario. Las secuencias de ADN que constituyen el fundamento de la herencia se denominan genes. Cada gen contiene una parte que se transcribe al ARN y otra que se encarga de definir cuándo y dónde deben expresarse. La información contenida en los genes se emplea para generar ARN y proteínas que son los componentes básicos de las células, los ladrillos que se utilizan para la reconstrucción de tejidos del organismo. Dentro del núcleo de las células, el ADN está organizado en estructuras llamadas cromosomas, que durante el ciclo celular se duplican antes de que la célula se divida.
    Cómo se elaboran las proteínas
    El ADN tiene todas las instrucciones necesarias para construir proteínas y otras moléculas que necesita la célula para poder realizar todas las funciones vitales que tiene designadas. Para que la información pueda ser utilizada, se copia antes en el ARN; entonces es cuando estas moléculas pueden interactuar con los ribosomas celulares que son las fábricas de proteínas necesarias.
    Cuando una célula necesita una proteína, la pide al ADN y éste la reenvía al ARN, el ayudante, que a su vez da la información a nuestras fábricas de proteínas que son los ribosomas, y fabrican la proteína que se le ha pedido.
    Los genes y el genoma
    Un gen es un segmento del ADN. Los genes contienen la información necesaria para la síntesis de las proteínas, están en los cromosomas dentro del núcleo. Almacena la información genética y es el encargado de transmitirla a la descendencia.
    Un genoma es el conjunto de genes contenidos en el ADN, y se altera al ser contaminado por los mutágenos, lo que produce un cambio en la célula normal y se convierte en cancerígena, y empieza a dividirse de forma anárquica y si el sistema inmunológico no las reconoce y las neutraliza se originan los tumores y el cáncer.
    El genoma humano del ADN contiene entre 20.000 y 25.000 denes codificantes de proteínas con la información básica necesaria para el desarrollo de un ser humano completo; está contenida en 23 pares de cromosomas en el núcleo de cada célula y tienen una longitud total aproximada de 3.200 millones de pares de bases de ADN que es equivalente a 3.200 megabits de información. Para que te hagas una idea de lo complejo que es nuestro organismo y todo lo que cabe eb una célula microscópica.
    Un mutágeno es un agente físico, químico o biológico que altera o cambia la información genética del ADN y provoca con ello mutaciones anormales por encima del nivel natural. Un tumor cancerígeno necesita de varias mutaciones cromosomáticas y tarda en desarrollarse varios años. Cuando numerosas mutaciones causan el cáncer, adquieren la denominación de carcinógenos.
    No todas las mutaciones son causadas por mutágenos, también se producen mutaciones espontáneas, endógenas, porque son debidas a errores internos de reparación y de la recombinación del ADN.
    En el cromosoma 17 está el gen p53, llamado "guardián del genoma", porque es un gen supresor de los tumores, cuando ya el daño de la célula es irreparable, el gen p53 produce la apoptosis, que es el proceso de muerte o suicidio celular. y cuando este gen es defectuoso, origina que esto ocurra sin ser necesario, más de la mitad de cánceres se deben a mutaciones de este gen.
   
        Espero que este información no les haya sido demasiado espesa. A mí me pareció interesante y con ganas de saber más. Por eso, si veo que ha interesado a una mayoría seguiré con el tema. Gracias por leernos. Marina
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario