En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

Cuida tu CHI

    El Chi está en todas partes, en cada ser vivo, incluso en cosas que ni siquiera consideraríamos vivas. Desde lo infinitamente pequeño a lo infinitamente grande. Es la fuerza o energía vitalo del Universo, el espíritu o el aliento divino que mueve la materia. Sin el chi, la vida tal y como la conocemos no existiría.
    En cada rincón del Universo late una energía vital. Cada vez existen más personas que han podido experimentar la sensación de estar unidos de forma muy especial a unos árboles y que pueden percibir la energía al caminar descalzos sobre la tierra. En cada cultura y época el ser humano ha dado nombres diferentes a ese misterio.
    Energía y equilibrio 
Para restaurar la energía sólo hasy que equilibrar la naturaleza. Si permaneces en equilibrio con la naturaleza, tu energía responderá espontáneamente. Para lograr la salud del cuerpo y la alegría del alma hemos de vivir en armonía con el entorno, con la naturaleza y con la energía que nos rodea por todas partes. Hemos de permitir que esta fuerza circula libremente, sin interrupciones y sobresaltos.
    Los zahoríes y los practicante de Feng Shui levantan un mapa del Chi (que también se llama Ki, Qi..) que fluye por la tierra. Y los astrólogos representan gráficamente el Chi generado por las fuerzas metafísicas y celestiales.
    Sanar el Chi 
La enfermedad surge cuano el Chi de tu cuerpo está desequilibrado. Esta situación la pueden provocar varios factores, como:
    - adquiridos por herencia
    - Por una mala alimentación
    - Por un estilo de vida inadecuado
    - Por estrés, un trauma o bien el clima de una zona.
La Medicina China clasifica los desequilibrios del Chi en cuatro tipos:
    - Chi deficiente los síntomas característicos son los siguientes: baja vitalidad, apatía, facilidad para padecer resfriados y otras enfermedades comunes nio graves. Suele afectar a personas mayores e implica no tener suficiente Chi para que el cuerpo funcione a un nivel energético.
    - Chi en declive El síntoma característico es un deterioro del cuerpo debido a la escasez de Chi para sustentarlo. Es un problema más grave que el anterior. El nivel de energía en el cuerpo es demasiado bajo para que un órgano, tejido o célula funcione adecuadamente. Suele afectar a gente con cáncer, problemas del sistema inmunológico graves.
    - Chi estancado Se padece cuando la energía no fluye suficientemente rápida por todo el cuerpo. Puede provocar problemas en los órganos u otros tejidos que no se alimentan de forma correcta.
    - Chi rebelde Los síntomas se manifiestan en diferentes órganos. Por ejemplo, en el estómago, este desequilibrio puede causar indigestión o vómitos. El Chi se mueve en la dirección opuesta y por consiguiente produce discordia.
    Para que fluya el Chi adecuadamente y se restablezca la armonía, debemos realizar ejercicios físicos de movimientos suaves como el Chikung, yoga, Taichi, técnicas de respiración, que estimulan la energía vital del cuerpo, aprender reiki y practicarlo acupuntura, reflexología podal... etc. 
   Hagamos lo que hagamos, lo primero que se necesita es energía.
El Chi no se puede clasificar como un animal, vegetal o mineral, no se presenta como gas, líquido o sólido, no podemos tocarlo, ni medirlo o pesarlo, ni verlo, porque es invisible al sentido de la visión, no tiene olor ni sabor, sin embargo todo existe gracias a él. 
    El Chi y nuestras emociones dos amigos inseparables 
Si sólo consideramos el Chi como una cuestión física, no lograremos que fluya adecuadamente. Y el flujo de la energía está relacionado con nuestras emociones y al revés. Cuando te sientes seguro, tranquilo, optimista, tus emociones actúan como una noria que facilita el movimiento del Chi por el cuerpo y te sientes feliz. En cambio, el mantener sentimientos negativos como la rabia, el odio, o si te sientes triste o angustiado, perjudicarás a tu Chi. En sí, estas emociones no son dañinas, lo es el hecho de mantenerlas durante tiempo y que lleguen a convertirse en crónicas..
    Siete emociones (según la medicina china)
    - Alegría Los occidentales relacionan esta emoción con algo positivo y bueno, pero la alegría también provoca desequilibrio. Afecta principalmente al corazón e intestino delgado.
    - Ira Perjudica al hígado
    - Tristeza daña a los pulmones y al intestino grueso
    - Dolor Afecta a los pulmones
   - Estado pensativo Al igual que la alegría, pensar demasiado puede provocar desajustes que afectarán principalmente al bazo y al páncreas.
   - Temor El temor y el miedo parecen lo mismo, pero afectan de manera diferente. a nuestro organismo
    -  Miedo Se pueden dañar los riñones o la vejiga.
Un órgano alterado facilitará la aparición de sentimientos alterados o exagerados.Por ejemplo, el hígado alterado puede producir mal genio o depresión. En el caso del bazo, pueden aparecer problemas relacionados con el apetito, como la anorexia o la bulimia.
( Revista Integral)

No hay comentarios:

Publicar un comentario