En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

jueves, 2 de febrero de 2017

Cumple tus propósitos

Al terminar el año, solemos escribir una lista de metas a alcanzar, pero el gran desafío es cumplirlas. Dejamos volar nuestra imaginación, hacer realidad nuestros deseos de mejora, pero van pasando los días del nuevo año y todo sigue igual. invitamos a nuestra vida a una transformación y declaramos que vamos a desempeñar un papel activa en ella. Dejar de fumar, dejar de beber, comer sano y adelgazar,.. 
Todos hacemos esta lista de buenos propósitos que olvidamos a la semana. Las listas que sólo señalan las partes insatisfactorias de nuestras vidas tienen el poder de hacernos sentir miserables, y ese enfoque mantiene oculto aquello que estamos haciendo bien.Vivir es movimiento, desarrollo y cambio constante, así que es bueno establecer nuevas metas a alcanzar, desterrar hábitos dañinos y desear aquellas cosas que nos pueden hacer más felices. Pero si no reconocemos las cualidades y bendiciones que ya poseemos, el camino hacia nuestro yo futuro puede ser doloroso.
Mejor si fijamos una lista de buenos propósitos y también decidimos sentirnos a gusto en nuestra propia piel.Tenemos que hacernos unas preguntas: ¿qué necesito dejar de hacer? Qué he de mantener? ¿qué debería empezar?
Cómo hacer una lista de propósitos sin desanimarte
- Primero pregúntate por qué y por la compañía de quién estás agradecido en este último año.
- Enumera tus logros durante el año pasado, personales o profesionales: cosas que te hacen sentir feliz de ser tú misma.
- Precisa aquello que deseas cambiar: si es un comportamiento o un hábito, céntrate en uno solo. Es más fácil cambiar un comportamiento cada vez.
- Hazte las preguntas que pusimos arriba: qué necesito dejar de hacer, qué he de mantener y qué debería empezar. Debes plasmarlo por escrito de forma simple y positiva, en tiempo presente y en primera persona.
- Para qué sea práctico y exacto, especifica: ¿Qué vas a hacer? ¿cómo vas a hacerlo? ¿cuándo lo harás?
- Ten en cuenta que toda transformación requiere tiempo, disciplina, dedicación y constancia. Realizando todo 21 días mínimo sin aflojar para reforzar la conducta.
Mantener la motivación a lo largo del camino
Si sabemos adónde nos dirigimos ya habremos recorrido la mitad del camino. pero también tenemos que elaborar una estrategia sobre cómo lograr el cambio. Durante unos días mantenemos nuestra voluntad encauzada y fuerte, pero si el cambio no sucede rápidamente perdemos la motivación. Y estamos tentados de volver a los viejos patrones, a los caminos cómodos y nos sentimos derrotados y sin éxito.
Hay un neurólogo austriaco  Viktor Frankl, que explica lo importante que es encontrar un sentido en nuestra vida, especialmente cuando se presentan momentos difíciles y si somos capaces de tener claro adónde vamos lograremos no dejarnos vencer y seguir. Defiende que la humanidad no necesita una existencia tranquila, pues manteniéndonos siempre ocupados preservaremos la salud mental y nos sentiremos útiles.Tener algo por lo que levantarse cada día, es lo que nos mantiene vivos y con ganas de avanzar.
También está el psiquiatra japonés  Shoma Morita  que según él, en lugar de perdernos en los sentimientos, debemos centrarnos en vivir nuestra vida, y en lugar de manipular o controlar nuestras emociones, les tenemos que dar la bienvenida. tratar de arreglar, entender o trabajar a través de nuestros sentimientos y problemas nos trae más sufrimiento en lugar de alivio. Su terapia dice: acepta los sentimientos, conoce tus propósitos y haz lo que necesitas hacer.
Uno de los motivos por los que fallamos a la hora de cumplir nuestros propósitos es que no nos damos tiempo a alcanzarlos. Queremos resultados inmediatos, y nos rendimos con facilidad cuando se presentan sentimientos desagradables.
El poder de dar un paso cada vez Los japoneses utilizan una técnica llamada Kaizen, kai significa cambio  y zen significa bien. o sea, cambio para bien. Es muy útil para el desarrollo personal pero todo se consigue de modo gradual. Es la filosofía de lograr grandes mejoras a través de pequeños cambios, un paso cada vez. El primer paso se basa en restaurar nuestra creencia en los pequeños cambios que somos capaces de realizar a diario y sin esfuerzo, mientras mantenemos la atención puesta adonde nos dirigimos. Evitar las preguntas y perspectivas negativas, de comentarios negativos.Siempre nos centraremos en lo que podemos hacer aquí y ahora para acercarnos a nuestro objetivo. Los pequeños pasos evitan que seamos presa del pánico o del desánimo.
Nuestro cerebro está programado para oponer resistencia a los cambios. No obstante , paso a paso, mejoramos las conexiones de nuestro sistema nervioso para que haga lo siguiente:
- Sacarnos de un bloqueo creativo
- Eludir la respuesta de huida
- Crear nuevas conexiones neuronales para que el cerebro aborde con entusiasmo el proceso de cambio.
La clave radica en cómo nuestra red de neuronas se conecta entre sí. El 70% de nuestra atención se aleja del momento actual y el resto del cuerpo y mente aprovecha los patrones conocidos para realizar las tareas de rutina, trayectos diarios, discusiones, reacción a los hechos... Contra esta inercia, los pequeños pasos fáciles de realizar, nos darán sensación de éxito y nos motivarán para seguir en este camino de cambio. Práctica diaria, paciencia y constancia nos ayudarán a conseguirlo. Cada pequeño paso lo celebraremos con entusiasmo y podemos darnos alguna recompensa por ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario