En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Remedios contra el estrés

El estrés refleja un exceso de preocupaciones, responsabilidades o emociones. Es una aflicción propia de la vida frenética y afecta a todos por igual. Se le añaden los cambios acelerados, nerviosismo excesivo, irritabilidad, incapacidad para afrontar con humor los contratiempos o saber sobrellevar enfermedades y problemas. El estrés es bueno cuando es un caso puntual de algún peligro o experiencia que pone en peligro nuestra seguridad, pero un estrés continuado produce una sustancia que perjudica nuestra salud. Lo más importante es recuperar la paz y la serenidad lo antes posible. 
    Consejos para lograrlo 
- Escucha música apropiada El ritmo de la música influye en los latidos del corazón. Evita la estridencia y busca música que te guste pero calmada.
- Baño para relajar la mente Sumergir el cuerpo en agua ayuda a equilibrar los nervios, ya sea en spa, mar, piscina o bañera. Perfumar el agua es ayuda agradable de aromaterapia que calma y relaja.
- Un paseo por la naturaleza Escucha los sonidos mientras caminas, de pájaros, de olas, de viento... mejor si caminas descalzo por lo menos 10 minutos al día sobre tierra, arena o hierba.
- Renueva tus fuerzas las hormonas segregadas por el estrés sólo se pueden eliminar haciendo ejercicio, bicicleta, running, gimnasio... etc
- Lleva un diario del estrés Siéntate cómodamente y escribe todo aquello que te pone nervioso. Ponerlo sobre el papel aligera el peso de los problemas. Después rómpelo.
- Entrena tu mente Pasea mentalmente por tu playa preferida o tu rincón en la naturaleza y visualiza cada detalle. Haz visualizaciones creativas que borran las tensiones nerviosas.
- Meditación para alejar las preocupaciones Algo tan sencillo como sentarte delante de una vela y te concentres en el resplandor de la llama. Los nervios se calmarán. Unos 10 minutos.
- El truco de la musculatura Dobla los brazos delante del pecho sin llegar a tocarlo. Entonces forma un puño con las manos y tensa toda la musculatura de los brazos hasta que empiecen a temblar y a continuación, relájalos de repente. Es muy beneficioso.
- Respiora profunda y lentamente hasta el abdomen Coge aire mientras notas que se hincha el abdomen y al soltarlo se deshincha. Ahuyenta el estrés.
- Estimula la glándula timo Produce hormonas calmantes. Dándote golpes suaves en los pómulos con la punta de los dedos. Puedes hacerlo en la ducha durante dos minutos.
- Baño de pies Agua caliente y sal gorda marina. Tiene efectos calmantes y relajantes. Puedes añadir algún tipo de aceite aromático.
- Cuidado con la obsesión de la perfección Déjate ir de vez en cuando y no te exijas continuamente.
- Sé generoso contigo Tómate tu propio tiempo.El estrés aparece cuando uno procura adaptarse siempre a las necesidades del otro.
- Masajes para el cuerpo y la mente El masaje en todo el cuerpo ayuda a hacer desaparecer el estrés.
- El kundalini yoga te devuelve el equilibrio Sobre todo por el estrés causado por el exceso de trabajo mental. Siéntate con la espalda recta, mejor en el suelo. Extiende un poco los brazos con las palmas hacia arriba y respira profundamente por la nariz, durante tres minutos, siempre hasta el abdomen, y luego baja los brazos y relájate un minuto y medio.
- Tai-chi o Chikung Popular gimnasia oriental que ayuda a estar calmado. Ponte de pie con los pies juntos y dobla un poquito las rodillas, y deja los brazos colgando. Mira hacia al frente. Inspira y espira profundamente tres veces. Desplaza un pie hasta que las piernas te queden abiertas igual distancia que tienen los hombros.Continua respirando tranquilamente. Eleva los brazos lentamente hacia adelante hasta la altura de los hombros, respira y cuando sueltes el aire baja los brazos a lo largo del cuerpo. Hazlo unas 5 veces.
- Leer poesía o textos inspiradores léelos en voz alta y con espíritu positivo.
- Acupresión japonesa Es presión que se ejerce con la punta de los dedos. Aprieta el punto de la armonía que está en la frente sobre la raíz de la nariz, aprieta durante dos minutos. También en la frente sobre las cejas y después aprieta la parte baja de las orejas.
- Tómate unos momentos de descanso Cuando notes que te estás agobiando, sal de la habitación, pasea unos minutos y piensa en algo completamente distinto.
- Habla de tu estrés Puede ayudar a que desaparezca.
- Alimentación adecuada El estrés destruye muchas sustancias nutritivas que puede comportar carencias. Ya sabes: come fruta, verdura, la comida poco elaborada y pocas carnes rojas y fritos.
- El magnesio da resistencia Además del sésamo, germen de trigo, frutos secos. Fortalecen el corazón y lo hacen resistente al estrés.
- Vitaminas para crear un cojín anti-estrés. El ajetreo, pocas horas de sueño, horarios irregulares de comida... aumenta la necesidad de vitaminas. Toma vitamina C ( cítricos), vitamina D ( sol ), vitamina E ( como aceite de germen de trigo) y betacarotenos todas las verduras y frutas rojas y naranjas.
- El alcohol no calma lleva los problemas y el estrés al día siguiente pero vuelven a aparecer.
- Comidas con la familia Si es posible.
- No aceptes todas las críticas Si cada vez que te critican te angustias pronto padecerás de estrés crónico. El otro no siempre tiene razón.
- Aprende a decir no Si siempre quieres quedar bien o no te atreves a decir no, sufrirás inevitablemente de estrés.
- Grita tu enfado No hay que tener tantos miramientos con los otros. Si te callas y te comes el enfado, te afectará a los nervios. Si gritas tu enfado ( tampoco hace falta chillar mucho), te sentirás mejor.
- Acepta la colaboración de la familia o de los amigos ábrete a quienes confíes de verdad.
- El sexo protege el estrés Una buena vida sexual ,hace más feliz y equilibrado y se aleja el fantasma del estrés.
- Aprende nuevamente a reír Aunque es más fácil decirlo que hacerlo. Empieza sonriendo y la risa ya llegará.
- Las terapias ayudan Busca la terapia que más vaya contigo: masaje, acupuntura, reiki, musicoterapìa, risoterapia....
A por cierto, no practiques todos estos consejos al mismo tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario