En el camino

Vamos por el buen camino. Muchas personas se han interesado ya por la asociación y estamos ultimando los horarios abiertos al público, y también mandaremos la página de solicitud a través de este blog.
Preparando grandes documentales, meditaciones, relajación... abiertos a nuevas ideas y a que otras asociaciones contacten con nosotros para divulgar información.
Entre todos hablamos muchos idiomas, atrévete a preguntar en el idioma que quieras, trataremos de responderte.
Todos aprendemos de todos. Dice un refrán: Cada persona que encontramos es superior a nosotros en alguna cosa; de eso podemos aprender de ella.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Mejor prevenir que curar

    Para que las probabilidades de sufrir un cáncer sean menores puedes integrar en tu vida algunos hábitos que, además de proteger tus células y evitar que se vuelvan malignas, te aportan calidad de vida y bienestar.
    El cáncer es quizá el mejor ejemplo de una enfermedad cuyo origen se atribuye a menudo a factores externos fuera de nuestro control, pero que es, en la mayoría de los casos, una consecuencia de hábitos modificables.
    Ahora se sabe, gracias a la investigación médica de los últimos años, que la mayoría de los cánceres no se deben a una mala pasada del azar o a una consecuencia inevitable del envejecimiento, sino más bien al resultado de la inmensa influencia que ejercen en nuestro entorno y los hábitos de vida. La aparición y la progresión de las células cancerosas son una consecuencia directa de los importantes efectos de los tóxicos ambientales, el tabaquismo, el sobrepeso, el sedentarismo y la alimentación. 
    Este descubrimiento a puesto de manifiesto que cerca de las tres cuartas partes (75%) de los cánceres que afectan hoy a la población, podrían prevenirse simplemente modificando los hábitos cotidianos.La sociedad en la que vivimos, centrada en el consumo, la comodidad y la obtención de beneficios a corto plazo, es en muchos sentidos incompatible con un enfoque preventivo eficiente e incluso puede favorecer hábitos de vida que van totalmente en contra del mantenimiento de una buena salud.
    La importancia del modo de vida
    25% se debe al azar                                                                 75% se debe al modo de vida 
        - División celular                                                                     - Tabaco
        - Daños espontáneos al ADN                                                  - Rayos UV en exceso
        - Genes defectuosos                                                                 - Mala alimentación
        - Infecciones                                                                            - Obesidad
        - Contaminación                                                                      - Alcohol
        - Enfermedades inflamatorias                                                  - Inactividad física
    Aprender a cambiar para una vida mejor 
    Los cambios para la prevención del cáncer no siempre resulta fácil. Generalmente pasa mucho tiempo antes de que aparezcan los beneficios, cuando estamos acostumbrados a recompensas a corto plazo, y el cambio de comportamiento realmente útil ha de ser de larga duración, incluso permanente. Además los intereses comerciales dificultan la prevención de la enfermedad. 
Se han identificado los pasos que se deben seguir para reducir de manera significativa el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer. En especial el de pulmón, de mama, de colon y de próstata.
    - Reducir la exposición a los agentes tóxicos como el humo del cigarrillo, el alcohol o los rayos UV. Estos agentes tienen la capacidad de atacar directamente el ADN e introducir una sobrecarga de errores que aumentan la probabilidad de que se produzcan mutaciones en el control del crecimiento de las células. Los órganos que están expuestos repetidamente a estos cancerígenos (los pulmones al tabaco, la cavidad bucal al alcohol y la piel a los rayos UV) tienen mucho más riesgo de que se produzcan daños en las células. El riesgo de cáncer de estos órganos aumenta de diez a cuarenta veces en las personas que tienen estos hábitos de vida.
      - La acumulación de grasa sobre todo cuando supera cierto umbral y conduce a la obesidad.
   - Una alimentación de mala calidad centrada principalmente en el consumo de productos cargados de calorías en detrimento de la fibra, los minerales y los compuestos de origen vegetal.
      - El gran sedentarismo de las sociedades modernas, debido a la automatización y a los avances tecnoloógicos.
    Diez recomendaciones para prevenir el cáncer 
    - Mantenerse lo más delgados posible, con un índice de masa corporal entre 21 y 23. Evitar refrescos con gas y reducir al mínimo el consumo de alimentos muy ricos en energía y que tengan mucho azúcar y grasa.
      - Ser activos físicamente al menos durante 30 minutos cada día.
      - Reducir el consumo de carne roja como ternera, cordero, cerdo... a unos 500 gramos a la semana como máximo y sustituirlo por pescado, huevos o proteinas vegetales.
      - Consumir variedad de verduras, frutas y legumbres en abundancia así como semillas integrales.
      - Limitar el consumo diario de bebidas alcohólicas.
      - Reducir el consumo de productos conservados en sal.
      - Dejar de fumar,
      - Proteger la piel evitando la exposición inútil al sol.
      - No utilizar suplementos para prevenir el cáncer
      - Seguir las recomendaciones que damos sobre la prevención.

    Supervegetales anticancerígenos 
    - El ajo , la cebolla, chalote, cebollino, puerro... protegen sobre todo al estómago, esófago y colon. Son vegetales indispensables para la prevención. Recomiendan comer un diente de ajo al día. Se usa en casi todos los platos de la dieta mediterránea.
    - Las crucíferas  como el brócoli, col, coliflor, rábano, nabo, berros, rúcula y grelos que al comerlos se transforman en potentes moléculas anticancerígenas. Protege del cáncer de pulmón, de vejiga, de próstata, de estómago, de mama. Se pueden comer crudas, cocerlas al vapor o saltearlas. Sólo 5 minutos al fuego. 
    - Los carotenoides ponen color, son pigmentos naturales causantes del color naranja, amarillo o rojo de muchas frutas y verduras. Todas las frutas y verduras de estos colores poseen sustancias preventivas de gran potencia.
    - Frutas  pequeñas dan beneficios grandes. las fresas, los arándanos, las frambuesas son fuentes excepcionales de productos anticancerígenos como los polifenoles, se pueden preparar en mermeladas, añadir a ensaladas, postres...no deben sufrir una cocción prolongada.
    - Té verde, el gran inhibidor del cáncer, sus compuestos fitoquímicos previenen los cánceres de colon y estómago.
    - Un puñado de nueces al día previenen cáncer de mama, de colon, de próstata y páncreas. Todos los frutos secos son beneficiosos y sirven para comer a media mañana o media tarde.
    - La soja es una leguminosa muy beneficiosa, hay habas de soja, lentejas, judías, brotes... 
    - Semillas de lino son antiinflamatorios naturales, y deben ser trituradas antes de consumir, también todos los granos integrales
    - El aceite de oliva que es la estrella de la dieta mediterránea.Usar el aceite virgen o virgen extra, se puede untar en el pan, o en las ensaladas
    - Los cítricos como el limón, naranja, pomelo, kiwi, mejor masticadas que en zumo.
Debemos tener constancia y voluntad para cambiar de hábitos perniciosos a hábitos saludables y una vez conseguido nos sentiremos mejor.
        

   
                                


No hay comentarios:

Publicar un comentario